Conociendo la arqueología de Bosawas

En enero de 2014 formé parte de una excursión en la reserva de biosfera Bosawas por 10 días, la participación fue parte de un acompañamiento realizado entre los miembros de la ONG Change for Children, guarda parques y dirigentes locales de la zona. El objetivo de la visita consistió en verificar la autenticidad de algunos artefactos arqueológicos encontrados por los comunitarios, así como también identificar asentamientos prehispánicos durante el recorrido. La visita a las diferentes comunidades se realizó con el permiso del responsable de las comunidades Mayagnas Miskitos de la zona.

Partimos desde Wiwilí por el río Coco, río abajo hasta llegar a la comunidad de San Andrés, en esta comunidad pobladores nos mostraron una variedad de artefactos arqueológicos, teles como metates decorados con cabeza de serpiente, metates con su mano de moler sin decoraciones, cuchillos de pedernal, fragmentos de cerámica de los cuales se incluyen algunos soportes, asas, bordes; todo esto lo encuentran los comunitarios cuando realizan prácticas de agricultura. La visita a las comunidades de Samaska, Klisnak, y Tilba Kriwan estuvo supervisada por los guarda parques voluntarios de esas comunidades.

 

En el poblado de Samaska se recorrió parte de la rivera del río de la comunidad, pero no se logró visualizar evidencia arqueológica, según los guarda parques se han encontrado objetos cerámicos e instrumentos de pedernal.

Klisnak es una zona muy boscosa, no poblada, pero sí existen pobladores que están acondicionando espacio para la práctica de la agricultura, por eso los guarda parque supieron de este sitio, porque cuando realizan el trabajo de la agricultura sobresalen cantidades de restos arqueológicos, una vez estando en el lugar observamos montículos que posiblemente alcanzan una altura de 15 metros y con una plataforma aproximada de 20 metros de diámetro, también pudimos constatar material cerámico y lítico en gran cantidad, según los habitantes de la zona explican que los montículos están ubicados en una extensión de de 3 hectáreas.

En Tilbakriwan se lograron identificar dos sitios arqueológicos, el primer sitio está cercano al río Coco, es un área con numerosos montículos donde se encuentran restos de morteros, hachas pulimentadas y fragmentos cerámicos; sin embargo por la vegetación que es muy densa no logramos determinar cuántos montículos existen. El segundo sitio se encuentra al pie de un acantilado rocoso, el vestigio arqueológico se caracteriza por localizar una cueva que muestra en la entrada una vasija completa, los responsables de la comunidad hablan que esa vasija tiene mucho tiempo de estar al pie de la cueva, y que ellos son temerosos de quitarla de ese lugar, ellos no permiten que personas ajenas se apoderen de estos objetos arqueológicos, 

Es evidente el potencial arqueológico que resguardada la reserva de biosfera de  Bosawas, y está en manos  de los especialista en desentrañar la prehistoria de esta zona para revelar  las primeras manifestaciones cultural  de este reserva natural.