El Auge de la Complejidad Social

Los yacimientos más tempranos del Pacífico de Nicaragua pertenecen al período Tempisque, entre 500 a.C. y 300 d.C. Según modelos de regiones adyacentes, como Costa Rica, las aldeas sedentarias más tempranas estaban ubicadas en lugares con abundantes recursos naturales, complementados con horticultura. Este período experimentó un desarrollo gradual, desde aldeas con solamente unas casas, hasta pueblos con más complejidad. La complejidad se calcula usando el tamaño de los asentamientos como indicador de la población y de la organización política.

La Arenera

Localizado cerca de Managua, el sitio de La Arenera fue cubierto por una erupción volcánica que depositó más de 2 metros de piedra pómez encima de una gran aldea. El calor quemó las estructuras perecederas y horneó los pisos de tierra, causando que los objetos quedaran preservados en su lugar original. Investigaciones realizadas durante el 2000 mapearon la aldea, encontrando restos de varios pisos con sus artefactos asociados. Notablemente, estos incluyeron bienes de intercambio traídos de El Salvador, como obsidiana y cerámica con pintura negativa.

   

Vasija quebrada en el piso en La AreneraCerámica con decoración negativa estilo Usulután. 

Las Delicias

Un cementerio grande del período Tempisque fue encontrado durante un proyecto de desarrollo urbano. Las Delicias están ubicado cerca de la costa del Lago Xolotlán (también conocido como el Lago Managua). Excavaciones iniciales fueron conducidas por Mi Museo en el 2008. Cuando las construcciones se ampliaron durante las 2014 excavaciones adicionales de salvamento fueron necesarias. Casi 100 esqueletos han sido recuperados durante las dos temporadas de investigación, los cuales presentan una gran cantidad de ofrendas que incluyen vasijas de cerámica, piedras de moler, y ornamentos. Los objetos en los enterramientos indican desigualdad en la distribución de la riqueza, una característica de complexidad social. 

    

Descubrimientos en Las Delicias. 

Los Martínez

Otro sitio en Managua es Los Martínez, también descubierto en un proyecto de rescate de desarrollo urbano. Está constituido por estructuras planas, con basamentos de bloques de toba, distribuidos a lo largo de calzadas, así como por pasadizos de hasta 24 m de largo por 1 m de ancho que constituyen la entrada y la salida de un recinto ceremonial, levantado sobre uno de los montículos más grandes de los 8 que presentaba el área estudiada. Además de este recinto ceremonial, se documentó un rasgo habitacional de forma cuadrada, de 18 metros de lado, con al menos 5 sub-divisiones a lo interno, delimitados por muros de piedra tobácea. El material cerámico recuperado de los pisos de estas estructuras corresponde al período Tempisque.

Sonzapote

Un complejo cívico-ceremonial con al menos 17 plataformas de piedra con restos de edificios encima. Asociados con estatuas monumentales usadas como postes para soportar los techos de posibles templos. Las esculturas representaban hombres y mujeres de pie o asentados en tronos. Los edificios están organizados en conjuntos alrededor de plazas, con orientaciones similares, que indican una planificación del sitio. La poca cantidad de artefactos implica que estas estructuras no tuvieron una función doméstica, por lo que se infiere que el sito sirvió como espacio ceremonial. 

La arqueología de la complexidad social

La investigación sobre la evolución de la complejidad social ha sido un enfoque central de la arqueología desde su origen. Nicaragua puede contribuir a estudios teóricos para el crecimiento de pueblos con poblaciones densas, como La Arenera; con distinciones en la riqueza, como en el cementerio de Las Delicias y la organización de espacios ceremoniales, como en Los Martínez y Sonzapote.